INSUFICIENCIA CARDICA EN EL PERRO

¿Qué es?

La insuficiencia cardiaca no es una sola enfermedad, sino que engloba un conjunto de problemas cardiacos que se caracterizan por compartir síntomas comunes. Es decir, varias patologías cardiacas de diferente índole puede producir una insuficiencia del corazón de nuestros perros. Esta insuficiencia se caracteriza porque el corazón no funciona correctamente, siendo incapaz («insuficiente») de enviar la cantidad necesaria de sangre al resto de órganos para que puedan llevar a cabo sus funciones. Puede aparecer tanto en animales jóvenes (problemas congénitos), como adultos, siendo más frecuente en animales de edad avanzada.

Son muchas las alteraciones del sistema cardiocirculatorio que puede pueden provocar este problema, Por este motivo es necesario realizar un protocolo diagnostico completo del paciente para determinar cual es la alteración que provoca la insuficiencia cardiaca y cual es el tratamiento más adecuado para tratar los síntomas de la misma

 

Causas de la insuficiencia cardíaca en perros:

La causa más común de la insuficiencia cardíaca en perros es una severa miocardiopatía, es decir, una condición que debilita las paredes del corazón. Pero la patología también está asociada a los siguientes factores:

  • Enfermedad degenerativa de las válvulas cardiacas.
  • Acumulación de líquido en el saco pericárdico.
  • Deficiencia en las válvulas cardíacas.
  • Dirofilariasis canina (‘patología del gusano del corazón’).
  • Alteración del ritmo cardíaco.
  • Hipertensión arterial.
  • Infección de las válvulas cardíacas (endocarditis).
  • Neoplasia cardíaca.

 

¿Cómo se manifiesta?

Es fundamental que los propietarios aprendan a reconocer los síntomas que presentan los animales que padecen este síndrome, pues muchos propietarios los relacionan con la edad del animal y no con una posible enfermedad. Es habitual que los síntomas de enfermedad cardiaca se observen en animales de edad avanzada, pero tener años no implica estar enfermo. Cuanto antes se identifiquen los síntomas antes se podrá instaurar un tratamiento adecuado para nuestro perro que garantice una buena calidad de vida para el animal.

  • Soplo cardiaco: El soplo cardiaco no es un signo que los propietarios puedan observar. Sin embargo, es el primer signo clínico que detectamos los veterinarios durante la exploración rutinaria del paciente. Tanto es así, que en ocasiones todavía no hay signos clínicos evidentes que el propietario haya podido ver. El soplo es un sonido anormal que se observa durante el sonido cardiaco. Normalmente nos indica un flujo anormal de sangre a través de las válvulas o cámaras cardiacas. Es importante destacar que el soplo en sí mismo o su intensidad no nos da un diagnostico de la enfermedad, ya que existen afecciones cardiacas que cursan sin presentar este signo clínico.
  • Tos crónica. Se trata de una tos seca que puede acabar en un arcada o un vómito. Se trata de una tos que aparece sobre todo por la noche o cuando se incorporan después de haber estado un tiempo tumbados.
  • Intolerancia al Ejercicio. Son animales que se fatigan después de hacer ejercicio, se cansan con facilidad o no se niegan a hacer ejercicio. Se los propietarios lo detectan por un jadeo excesivo y porque se retrasan durante el paseo porque no pueden seguir el ritmo habitual, tendiendo el propietario que pararse para esperar al animal. Cuando esta fatiga aparece estando el animal en reposo, es indicativo de que la patología cardiaca es grave.
  • Cianosis: La cianosis es la modificación de las color de las mucosas a un tomo amoratado. Se suele observar en la lengua del animal y aparece normalmente en momentos de estrés o después de hacer ejercicio físico.
  • Síncopes: El síncope es un desmayo en el que el animal pierde en conocimiento y cae al suelo inconsciente. Puede producirse la relajación de esfínteres y se caracterizan porque el animal se recupera rápidamente del mismo. Se producen porque debido a la insuficiencia cardiaca, en determinados momentos, no llega suficiente sangre al cerebro y este "se apaga" un momento como medida de protección. Pueden ocurrir tras episodios de estrés o de tos intensa. La parición de síncopes en la evolución de la patología cardiaca es un signo preocupante y el animal debe ser revisado por un veterinario lo antes posible.
  • Pérdida de peso: Todos los animales con enfermedades crónicas sufren con el tiempo un pérdida progresiva de peso. La condición corporal del animal baja es un signo importante de la progresión de la enfermedad.
  • Ascitis:  La patología cardiaca se caracteriza por la posible retención de líquidos, como ya se ha explicado. La acumulación de líquido en el abdomen del animal produce un signo clínico denominado ascitis. Cuando un animal tiene ascitis los propietarios pueden observar lo que denominamos un abdomen péndulo, muy hinchado y caído (como si el perro estuviese preñado). Esta acumulación de líquido en el abdomen puede empeorar la capacidad respiratoria del animal, que ya esta reducida por el problema cardiaco.

dog-916099_1920jpg

¿Como se diagnostica?

Los síntomas comentados anteriormente, junto con la auscultación de un soplo, nos harán pensar en un posible problema cardíaco, que deberemos confirmar mediante la realización de pruebas más complejas para poder diagnosticar la patología exacta que esta causando los signos clínicos en el animal. Como parte del chequeo médico se recomendarán una serie de pruebas médicas que permitirán diagnosticar al paciente y tratarlo de la forma más adecuada. Estas pruebas médicas son:

  • Radiografía Torácica: La radiografía torácica es una de las pruebas médicas más asequibles en medicina veterinaria. Es una prueba que tiene limitaciones pero puede darnos una idea estimada del tamaño del corazón y el de de sus cámaras. En este tipo de patologías cardiacas la silueta del corazón en radiografía torácica esta modificada. Además, esta técnica de imagen nos informa de si existen alteraciones pulmonares relacionadas con la patología cardiaca como por ejemplo, el edema pulmonar.
  • Electrocardiograma: El electrocardiograma es una técnica asequible y inmediata que nos informa sobre la actividad eléctrica del corazón y en ocasiones nos da información sobre el tamaño de las cámaras cardiacas.
  • Ecocardiografía: Es la técnica de elección para el diagnóstico de las patologías cardiacas. Permite hacer un diagnostico exacto de la enfermedad causante de la insuficiencia cardiaca. Es una técnica de imagen no invasiva que consiste en la realización de una ecografía del corazón. Siempre debe realizarla un veterinario especializado en cardiología.

¿Como se trata?

El tratamiento específico dependerá de la patología diagnosticada, pero los principales objetivos de la terapia son mejorar la calidad de vida del paciente y alargar su vida. 

Es muy importante que el propietario del animal entienda que los problemas cardiacos constituyen un problema de salud crónico, ya que no es posible curar la enfermedad en sí. Se trata de patologías degenerativas que evolucionan con el tiempo y que finalmente acabarán provocando la muerte del animal. Lo que pretendemos con el tratamiento médico es que animal no tenga síntomas de enfermedad o bien, que estos se reduzcan lo máximo posible, de forma que el perro tenga una buena calidad de vida.

old-dog-3303296_1920jpg

¿Cómo convivir con un cardiópata?

Lo más importante para los propietarios que van a convivir con esta patología es que se acostumbren y se hagan a la idea. Muchos animales cardiópatas pueden vivir años con buena calidad de vida. Para conseguir este objetivo es necesaria la implicación del propietario, tanto en el tratamiento del animal como en los controles periódicos veterinarios para evaluar la progresión de la enfermedad, pues se trata de una patología crónica.

Estas con algunas de las recomendaciones más importantes para los propietarios que realizan las labores de cuidado de un peludito cardiópata:

  • Ser estricto en la administración de las medicaciones pautadas por el cardiólogo. Estas medicaciones serán un tratamiento de por vida; pero en las diferentes revisiones médicas pueden producirse modificaciones en las pautas de administración o en los fármacos
    pautados. Este punto es fundamental para evitar empeoramiento de la enfermedad o incluso la muerte prematura del animal.
  • No interrumpir el tratamiento ni modificarlo sin consultar previamente al veterinario responsable del caso.
  • Evitar situaciones estresantes, como por ejemplo las tormentas.
  • Nunca forzar al animal a hacer más ejercicio del que desea. Recordar que su corazón podría no soportarlo.
  • Administrar una dieta baja en sodio. Para ello existen piensos comerciales con estas características. Se suelen emplear las dietas para animales con fallo renal porque tienen la misma composición.