JUGUETES PELIGROSOS PARA PERROS

Los juguetes son importantes para nuestros perros pues les ayudan a mantenerse activos y suponen una fuente de estimulación tanto física como mental para ellos. El juego equilibrado, junto con la adecuada cantidad de actividad física, puede evitar muchos problemas de comportamiento causados por el aburrimiento.

Los perros necesitan jugar y lo hacen durante toda su vida. Pueden hacerlo con otro perro, con su propietario o con un juguete. Sin embargo, aunque son una herramienta muy útil para mantener a nuestros canes entretenidos, existen juguetes, algunos de ellos muy populares, que pueden causar problemas de salud muy serios. En esta entrada en nuestro blog de la Clínica Veterinaria Las Lagunas la vamos a dedicar a hablar de algunos de ellos para que el lector sepa por qué debe evitarlos.

Pero primero, es conveniente explicar las recomendaciones generales para el uso de juguetes en perros de forma seguro. Para evitar problemas y disgustos se debe tener en cuenta que:

  1. Los juguetes deben ser específicos para el perro. No se deben utilizar juguetes de niños o para otras especies animales, pues pueden contener elementos peligrosos para el perro, ya que no están pensados para él.
  2. El material debe ser de buena calidad y el juguete debe haber superado los correspondientes controles de calidad. Algunos juguetes exportados de otros países que no pertenecen a la Unión Europea no cumplen estos requisitos.
  3. Algunos juguetes pueden ser utilizados por el perro, pero se recomienda que el animal esté supervisado por su propietario para evitar accidentes. Es es el caso de los mordedores de cuerda. Cuando el animal deshilacha el mordedor, este debe ser retirado.
  4. Los juguetes que ofrecemos al animal deben estar en buen estado. Si el objeto comienza a romperse, a astillarse o a perder piezas por el uso, debe retirarse y cambiarse por otro.
  5. El tamaño del juguete debe ser adecuado para el tamaño del perro. De esta forma se evitarán ingestiones accidentales del mismo.

A continuación haremos un resumen de algunos de los juguetes que es preferible evitar, especialmente, si nuestro perro es de carácter nervioso y muy activo, porque suelen jugar con más intensidad y son propensos a tener más accidentes.

 

Pelotas de Tenis:

Las pelotas de tenis contienen en su composición fibra de vidrio. La fibra de vidrio actúa como la sílice de las piedras. Es un material tan duro que por el uso, lima los dientes de los perros, exponiendo la dentina de los mismos.

Si el animal utiliza para jugar este tipo de objetos durante un largo periodo de tiempo, todos sus dientes perderán la corona, dificultando la función normal de masticación y predisponiendo al perro al desarrollo de infecciones dentales.

Si al peludo le gustan mucho este tipo de pelotas, hay diseños específicos para ellos que no contienen fibra de vidrio y no son lesivas para sus dientes. Podéis encontralas en tiendas especializadas.

dog-2618021_1920jpg

Palos:

A algunos perros les encanta jugar con palos. Es un "juguete" muy socorrido porque lo encuentras durante el paseo y lo puedes dejar al terminarlo. No es necesario llevárselo a casa para que nos ocupe un espacio. Sin embargo, junto con las piedras, los palos son "juguetes" bastante peligrosos.

Los palos pueden astillarse y provocar heridas relativamente graves en la lengua o encías. Además, esas heridas puede infectarse con facilidad porque el palo no es un objeto que este limpio. Es especialmente frecuente que el palo se astille si esta húmedo o podrido.

Por otro lado, los perros pueden clavarse los palos cuando intentan atraparlos al vuelo o cuando va a recogerlos del suelo si estos han caído en un ángulo extraño. Si el palo se clava en la boca, en el paladar o las encías, o bien si el animal lo traga, puede provocar perforaciones de órganos vitales u obstrucciones importantes por lo que el perro necesitará cirugía para salvar su vida.

dogs-1246588_1920jpg

Piedras:

Nunca se debe jugar con el perro a tirarle piedras, por dos razones fundamentales.

  1. Igual que ocurre con las pelotas de tenis, como ya se ha comentado en el apartado anterior, las piedras contienen sílice que es un material suficientemente duro como para actuar como una lija sobre los dientes cuando el perro las muerde.
  2. La segunda razón es que el perro puede tragar accidentalmente las piedras. Esto no significa que no pueda tragarse también una pelota; el daño en el aparato digestivo será el mismo, porque ambos objetos provocarán las lesiones típicas de un cuerpo extraño. Sin embargo, sí bajamos al parque con una pelota y el perro se la traga por accidente, la echaremos en falta. Por el contrario, sí se traga una piedra y no la trae de vuelta, cogemos otra del suelo y seguimos jugando. Es preferible usar una pelota porque así, estaremos más altera para detectar cualquier problema que pueda surgir cuando el perro juega con ella. De todas formas, este problema se evita siguiendo el punto 5º de las recomendaciones generales: utilizar juguetes adecuados al tamaño del perro.

pebbles-1090536_1920jpg

Juguetes de Cuero Crudo:

En realidad el cuero crudo no es un juguete como tal. Se trata de un premio que le damos al perro. Este tipo de productos pueden provocar obstrucciones intestinales. Estos premios de cuero se le dan al perro para que lo muerda durante un tiempo. Los mantiene entretenidos y ayuda a limpiarles la dentadura. Sin embargo, cuando el perro lleva un tiempo mordiéndolo, lo deshace en trozos y estos pueden ser peligrosos si el animal se los traga sin masticarlos.

Algunos estudios científicos han demostrado que los premios de cuero crudo planos, tipo láminas, tienen tendencia a atascarse en el esófago. Por ese motivo, siempre que se le ofrezca este tipo de productos al animal, éste debe estar bajo vigilancia de su propietario para que éste, retire los restos que el perro pueda tragarse sin masticarlos adecuadamente.

dog-1291498_1920 1jpg

Peluches u Otros Juguetes rellenos de Espuma:

El problema de este tipo de juguetes radica en que son fáciles de romper y el relleno que contienen puede provocar obstrucciones intestinales. Además, hay componentes de pequeño tamaño de los peluches que pueden ser igualmente peligrosos para nuestro perro, como por ejemplo los ojos o los botones. Si al perro le gustan este tipo de juguetes, debemos seguir las recomendaciones generales, especialmente la primera y la cuarta.

Es importante mencionar aquí que, aunque no son juguetes a veces los perros juegan a destrozar el sofá y sus cojines y se comen su relleno, con las mismas consecuencias de obstrucción.

teddy-bear-524251_1920jpg

Pelotas "Tipo Kong" con un solo Agujero:

Ya hemos hablado en otra entrada de los juguetes interactivos para perros. Entre este tipo de juguetes una de las grandes estrellas es el kong en todas sus variedades: el kong clásico, la pelota... Se trata de juguetes que tienen un agujero para que se pueda introducir comida dentro y mantener al perro entretenido durante más tiempo.

Sin embargo, siempre debéis mirar que el objeto, sobre todo si es una pelota, tenga dos agujeros y no uno. Las pelotas "tipo kong" con un solo oficio pueden provocar un efecto vacío en la boca del perro con las graves consecuencias que esto puede producir en la boca y la lengua del animal.

juguete-para-perros-tkpet-snacks-play-pelota-laber-mta-12255jpg